Después de estos días que nos han envuelto en un invierno de verdad, con nieve y frío helador, desde el calor de nuestra calefacción de casa nos ha surgido la duda de cómo hacen algunos animales para sobrevivir a las bajas temperaturas.

¿Se hacen gorritos y calcetines? ¿Se acurrucan con la chimenea? ¿Viajan a Cancún?

Descubramos cómo se apañan unos de nuestros animales favoritos: las abejas

  • Insectos
  • De sangre fría. Para sobrevivir necesitan una temperatura ambiental superior a 18ºC
  • Dependen de las flores para su alimentación
  • Sólo 1 de ellas (la reina) es la que tiene crías

A primera vista, tienen todas las papeletas para que en invierno lo pasen muy mal y “caigan como moscas”.

Así que ¿CÓMO HACEN LAS ABEJAS PARA SOBREVIVIR AL FRÍO?

  1. Lo primero es tirarse toda la primavera y el verano almacenando comida que no se ponga mala para no tener que salir con el fresquíbiri. Es decir, producir miel, miel y más miel.

 

  1. Lo segundo que hacen según van bajando las temperaturas en otoño es acumular proteínas corporales, es decir, que comen más y se van poniendo cachas

 

  1. Lo tercero, una vez que la temperatura baja de los 14ºC, es conectar la calefacción central de la colmena, o lo que es lo mismo, construyen el BOLO INVERNAL O RÁCIMO

 

⇒ Se trata de un trabajo en equipo en el que las abejas se agrupan en la zona central de la colmena formando un racimo en el que mantienen la temperatura y generan calor. La reina se sitúa en la parte central (por algo es la única madre que tienen)

 

  • Las abejas del centro del racimo generan calor consiguiendo una temperatura interna de aprox. 25ºC

¿Cómo? Moviéndose mucho:

a) Batiendo las alas todas a la vez

b) Expandiendo y contrayendo la bola mediante un movimiento digno de circo: Enganchadas por las patas, las abejas se acercan o separan entre sí.

 

  • Las abejas de la periferia aíslan y ayudan a conservar el calor generado ya que se encuentran más juntas y apretadas que las del centro formando una banda protectora.

Estas abejas que son las que más frío pasan así que llevan a cabo una rotación para no quedarse tiesas: las abejas de fuera se mueven hacia el interior del racimo y las del interior para fuera. Además, aprovechan cuando están en la periferia para alimentarse.

Como siempre decimos en nuestras rutas: la naturaleza es muy sabia y ella sola se basta y se sobra.

Esperamos haberos ayudado a aumentar vuestro conocimiento sobre las abejas y que lo compartáis con todo el mundo para que cada vez más personas se enamoren de ellas (como nosotras) y las cuiden.