Las vemos por todos lados: en parques, por la calle, encima de la basura… y si no las vemos la oímos con su ruidoso graznar que parece que siempre están discutiendo. Las urracas, las primas pequeñas de los cuervos, se han amoldado a vivir cerca nosotros y forman parte de la fauna urbana que nos acompaña día a día, pero…¿somos conscientes de que son ESPECIALES?

Este ave blanco y negro (con iriscencias) que no presenta apenas dimorfismo sexual (machos y hembras son iguales), omnívoro y que sólo se puede encontrar en Europa, tiene ciertas singularidades que le hacen no ser igual que el resto:

  • Lenguaje urraco. Se podría decir que las urracas tienen un lenguaje propio con el que se comunican con sus congéneres de manera continua para avisar de un ataque, llamarse cuando se ha encontrado comida o para notificar que se ha encontrado una zona buena para vivir.

 

  • Mercadona gratuito. Cuando encuentran comida rica, rica y toda su familia se ha saciado de comer, las urracas esconden lo que ha sobrado en un sitio que sólo la que lo ha escondido conoce para así, poder ir siempre que quiera a picotear sin depender de encontrar más alimento.

 

  • Gran Hermano. Las urracas pueden vivir en grupos familiares de hasta 15 individuos, pero la mayor parte del tiempo las vemos solas ¿no? eso es cierto, pero ¿Están realmente s-o-l-a-s? Las urracas tienen una alta capacidad de organización, mientras unos pocos de los individuos del grupo están buscando comida, el resto espera en lo alto de los árboles, edificios y vallas vigilando para que no les pase nada. Digamos que por cada ave, hay otras 5 clavando sus ojos en todo lo que se mueve alrededor.

 

  • Urracos, urracas y viceversa. Estas aves forman parte de ese grupo de animales que tienen pareja de por vida. Una vez que eligen a su pareja nada les separará ¿O no? Una urraca suele tener una esperanza de vida de entre 12 y 15 años y hay algunas que piensan que eso es mucho tiempo para tener al mismo macho al lado. A muchas hembras (en rara ocasión, los machos) a veces les gusta cambiar de pareja o incluso tener un pequeño affaire con otro macho que no sea su pareja estable. Los amantes suelen ser más jóvenes que ellas. Tontas no son.

 

  • Niños independientes. A finales de primavera, se comienzan a ver los polluelos de las urracas campar por el suelo solos. Se les distingue porque tienen la cola más corta, no se mueven con soltura, su pico es cómicamente más grande que su cara y parecen una imitación de el joker. Sin embargo, aunque nos lo parezca, ¡NO ESTÁN ABANDONADOS! Sus padres están cerca y les están cuidando, trayendo comida y evitando que les ataque algún depredador.

 

  • Espejito, espejito mágico. La urraca es uno de los animales más inteligentes que  hay. Existen muchos estudios científicos que demuestran que son capaces de aprender a sumar y restar, a imitar voces de otros animales (como la del ser humano, por ejemplo) y distinguir entre diferentes personas. Pero sin duda, lo más curioso es que es uno de los pocos animales, junto con el delfín, el elefante asiático y algunos simios de reconocer su reflejo en un espejo. Es decir, la urraca Paca cuando se mira en un espejo sabe que lo que está viendo es la urraca Paca, no otra urraca cualquiera. Tiene conciencia de sí misma. Prueba a hacerlo con tu perro o tu gato, a ver que pasa.

Aquí termina nuestra curiosidad de la naturaleza de hoy. ¿Sabías alguna de estas singularidades de la urraca? Si quieres aprender más, apúntate a alguna de nuestras actividades y te lo contamos en vivo y en directo.