En invierno no hay plan más perfecto en familia que una escapada a la nieve, como las que en DIVERDE queremos volver a organizar en cuanto se pueda hacer de forma segura.

Pasar el día jugando a tirar bolas, deslizarse con trineo, construir muñecos de nieve o hacer una divertida gymkana os asegura un día inolvidable y unos momentos repletos de risas.

Para que os lo paséis en grande y no sufráis las desagradables consecuencias del frío, os hemos preparado este pequeño listado de 4 cosas que debes saber si vas con niños a la nieve y quieres que salga bien:

 

  1. ROPA: Principio de las 3 capas.

Pese a lo que opinara nuestra abuela, que nos llevaba al parque como si fuéramos muñecos Michelín es más práctico llevar varias capas de ropa que una muy gruesa.

Esto permite quitar o poner prendas en función del frío que se tenga y además, las bolsas de aire que se crean entre las capas, aíslan mejor de las bajas temperaturas.

  • 1ª Capa = Segunda piel

En contacto directo con la piel, debe ser cómoda, ajustada y transpirable: camisetas técnicas, mallas térmicasnunca algodón, ya que se mojan rápido con el sudor y tardan en secarse

  • 2ª Capa= Calorcito

Prendas que evitan que el calor que genera nuestro cuerpo se vaya: forro polar, jersey de lana, calcetines…Se trata de la ropa que nos quitaremos cuando tengamos más calor.

  • 3ª Capa = Impermeable

Su objetivo es mantenernos secos ante la nieve y protegernos del viento, a la vez que deja salir la humedad interior: chaqueta cortavientos, pantalones de esquí, abrigo fino…

 

  1. BOTAS: Impermeables y anti-deslizantes 

Si no tenéis calzado adecuado, es esencial que os hagáis con uno. Cualquier persona que ha ido a la nieve en deportivas lo recuerda con horror el resto de su vida.

Si vais a comprar unas botas nuevas que os puedan servir para senderismo también, echa un ojo en este artículo en donde te damos unos cuantos consejos.

Pero si sólo queréis unas botas de nieve, fijaos que sean impermeables, con la suela gruesa y con mucho dibujo para evitar resbalones.

¡No olvidéis calzado de recambio para la vuelta!

 

  1. GUANTES: Impermeables.

Si sois muy frioleros, poneos 2 pares: unos térmicos y encima los impermeables. Para los más pequeños, es buena idea que tengan una cinta elástica para que les queden agarrados a las muñecas cuando se les quiten. Muy recomendable llevar recambio porque terminarán empapados.

 

  1. GAFAS DE SOL.

Tan importante como protegernos del frío, es proteger los ojos de la luz del Sol reflejada en la nieve, ya que puede ocasionar daños muy graves. 

¡Ojo! No todas las gafas de sol sirven. Las lentes han de ser de cristal u orgánicas y proteger tanto de frente como lateralmente y deben tener filtro S3 o S4.

 

Para terminar, sólo animaros a hacer un plan de nieve ¡será un día digno de recordar! (Y además los niños caen dormidos hasta el día siguiente nada más meterse en el coche en el viaje de vuelta).

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Diana Durán Bárcena .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.