La naturaleza, como todos sabemos, es muy sabia y además no hace nada porque sí, sin una razón.

En este artículo queremos que descubráis una curiosidad de la naturaleza que todos los años más o menos por estas fechas se repite tras las lluvias, sobre todo si luego sale el sol: Las HORMIGAS VOLADORAS.

Las niñas y niños en la rutas siempre me preguntan por qué tienen alas las hormigas ahora si antes no las tenían (los papás y las mamás también lo piensan, pero les da más vergüenza preguntar).

La respuesta es sencilla: Quieren ligar.

Me explico:

  • Las hormigas son una especie que principalmente se alimentan de semillas. –> A finales de verano es cuando más semillas disponibles para ellas hay y por lo tanto cuando mejor alimentadas están. Así que, llegan al otoño con una energía desbordante.

 

  • Es entonces cuando en el hormiguero se fabrican hormigas con alas, estas son:
    • Nuevas reinas destinadas a fecundarse (quedarse “embarazadas”) y  fundar nuevos hormigueros
    • Machos que su única función es fecundar a una de estas hembras

Con sus bonitas alas y acicalados de pies a cabeza las princesas y los príncipes se van de marcha por el cielo y hacen su baile (vuelo) nupcial.

Hay que dejar claro que como en la vida misma, no todos consiguen pareja. De hecho, la mayoría se queda más solo que la una.

Si hay suerte de que se han gustado y han ligado, la cosa sigue así:

  1. Se juntan
  2. El macho fecunda a la hembra
  3. Esta guarda el esperma en su abdomen y se marcha
  4. No se vuelven a ver jamás en la vida. Para empezar porque el pobre macho muere 3 días después y la reina puede llegar a durar hasta 25 años.

Tras el encuentro (¿romántico?) la hembra baja al suelo y comienza a excavar un nuevo hogar. Para ello es muy bueno que haya llovido y la tierra esté más blandita.

Allí se queda a pasar el invierno y pierde sus alas que le sirven de alimento a lo largo de los fríos meses (¡Qué inteligente es la naturaleza, madre mía!).

Cuando llega la primavera, comenzará a poner huevos y a tener prole para que el ciclo se vuelva a repetir.

Espero que hayáis aprendido un poquito más sobre la asombrosa naturaleza y que os sirva para dejar a vuestr@s peques (y cuñados) con la boca abierta cuando se lo contéis.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Diana Durán Bárcena .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.