Si sois una de aquellas familias que cuentan con un peque (o varios) muy curioso que se fija en todo y siempre tiene el “¿Por qué…” en la boca… una vez más os vamos a echar una mano con la duda de hoy:

 

¿Por qué los pájaros vuelan en forma de V? 

 

Cada año a mitad de otoño comienza el viaje de millones de aves que sobrevuelan nuestros cielos en sus desplazamientos entre zonas de cría (donde tienen a sus hijos) y áreas de invernada (donde pasan las vacaciones navideñas). Algunas recorren cientos de kilómetros y otras miles. Se las conoce como aves migratorias y es de las que vamos a hablar.

En contraste las que nacen, crecen, se reproducen y mueren en el mismo sitio se les conoce como residentes (o caseras, en confianza).

 

Las aves migratorias se pasan media vida haciendo estos durísimos viajes.

¿Vale la pena? Pues sí, sobre todo si con la llegada del frío tu alimento en ciertos lugares se hace muy, muy escaso o incluso desaparece y tienes que volar hasta otras latitudes más cálidas donde puedes comer todo lo que quieras. Por lo que viajan por turismo gastronómico y hacen paradas en “áreas de reposo o descanso”, donde paran a reponer fuerzas. Tenemos la suerte de que nuestro país es uno de los preferidos para estos descansos, así que aprovechad cuando podáis para ir a lagunas y humedales en esta época.

Todo esto está muy bien, pero volvamos al asunto de este artículo

 ¿Por qué vuelan en forma de V?

 

Porque les gusta ahorrar.

La mayoría de las aves que migran en formación de uve son anátidas, es decir, gansos y patos, o zancudas, como las grullas y cigüeñas. ¡Pueden llegar a recorrer más de 500 km! Imaginad el esfuerzo físico que es necesario. Así que buscan la manera más eficaz de hacerlo, es decir, que suponga menos gasto energético:

  1. Antes de iniciar el vuelo, el grupo se reúne en el suelo y espera a que el Sol caliente la tierra. Cuando esto sucede, se forman corrientes ascendentes de aire caliente, que las aves aprovechan para elevars
  2. Cuando alcanzan la altura adecuada, que depende de la especie y suele superar 1Km, se colocan en formación de uve: 
    • Cuando el ave de delante bate las alas hacia abajo produce un remolino de aire que sube hacia arriba justo detrás de ella. La que va detrás de ella, puede aprovechar esta corriente ascendente para planear. Es algo así como volar gratis para el ave que va detrás.

Además en un estudio hace poco publicado, dicen los científicos, que las aves también sincronizan perfectamente sus aleteos para coincidir con el movimiento de aire correcto que llega del que vuela delante. 

  “Todo es más fácil con amigos” como decían en Barrio Sésamo.

Un momento…pero…¿Y el que va en cabeza? Es el único miembro de la bandada que no tiene ayuda. Por eso es el guía experto, que ya ha hecho alguna migración y dirige al resto.

Como siempre decimos en nuestras rutas guiadas, la naturaleza es muuuuuuy lista. Esperamos que hayáis aprendido un poquito más con esta explicación y sobre todo que seáis capaces de contárselo a los peques y quedar genial.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Diana Durán Bárcena .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.