En invierno no hay plan más perfecto en familia que una escapada a la nieve, como las que en DIVERDE queremos volver a organizar en cuanto se pueda hacer de forma segura.

Pasar el día jugando a tirar bolas, deslizarse con trineo, construir muñecos de nieve o hacer una divertida gymkana os asegura un día inolvidable y unos momentos repletos de risas.

Para que os lo paséis en grande y no sufráis las desagradables consecuencias del frío, os hemos preparado este pequeño listado de 4 cosas que debes saber si vas con niños a la nieve y quieres que salga bien:

 

  1. ROPA: Principio de las 3 capas.

Pese a lo que opinara nuestra abuela, que nos llevaba al parque como si fuéramos muñecos Michelín es más práctico llevar varias capas de ropa que una muy gruesa.

Esto permite quitar o poner prendas en función del frío que se tenga y además, las bolsas de aire que se crean entre las capas, aíslan mejor de las bajas temperaturas.

  • 1ª Capa = Segunda piel

En contacto directo con la piel, debe ser cómoda, ajustada y transpirable: camisetas técnicas, mallas térmicasnunca algodón, ya que se mojan rápido con el sudor y tardan en secarse

  • 2ª Capa= Calorcito

Prendas que evitan que el calor que genera nuestro cuerpo se vaya: forro polar, jersey de lana, calcetines…Se trata de la ropa que nos quitaremos cuando tengamos más calor.

  • 3ª Capa = Impermeable

Su objetivo es mantenernos secos ante la nieve y protegernos del viento, a la vez que deja salir la humedad interior: chaqueta cortavientos, pantalones de esquí, abrigo fino…

 

  1. BOTAS: Impermeables y anti-deslizantes 

Si no tenéis calzado adecuado, es esencial que os hagáis con uno. Cualquier persona que ha ido a la nieve en deportivas lo recuerda con horror el resto de su vida.

Si vais a comprar unas botas nuevas que os puedan servir para senderismo también, echa un ojo en este artículo en donde te damos unos cuantos consejos.

Pero si sólo queréis unas botas de nieve, fijaos que sean impermeables, con la suela gruesa y con mucho dibujo para evitar resbalones.

¡No olvidéis calzado de recambio para la vuelta!

 

  1. GUANTES: Impermeables.

Si sois muy frioleros, poneos 2 pares: unos térmicos y encima los impermeables. Para los más pequeños, es buena idea que tengan una cinta elástica para que les queden agarrados a las muñecas cuando se les quiten. Muy recomendable llevar recambio porque terminarán empapados.

 

  1. GAFAS DE SOL.

Tan importante como protegernos del frío, es proteger los ojos de la luz del Sol reflejada en la nieve, ya que puede ocasionar daños muy graves. 

¡Ojo! No todas las gafas de sol sirven. Las lentes han de ser de cristal u orgánicas y proteger tanto de frente como lateralmente y deben tener filtro S3 o S4.

 

Para terminar, sólo animaros a hacer un plan de nieve ¡será un día digno de recordar! (Y además los niños caen dormidos hasta el día siguiente nada más meterse en el coche en el viaje de vuelta).

 

 

 

Sabemos que hay dudas existenciales sobre la naturaleza que no sólo tienen los peques, pero que los mayores por vergüenza o por costumbre no resolvemos.

Una de las más populares surge cuando tras una lluvia la calle y los caminos se plagan de nuestros graciosos y lentos amigos: LOS CARACOLES. Pasados unos días, el sol vuelve a brillar y no volvemos a ver ni un solo caracol hasta la siguiente lluvia.

¿Dónde se meten los caracoles cuando no llueve?

¿desaparecen? ¿Se van a otro planeta? ¿Se convierten en polvo? ¿Evolucionan en hormiga?

Desde DIVERDE os lo vamos a resolver porque queremos que aprendáis algo nuevo y quedéis como señoras (o señores) cuando se lo expliquéis a los peques (y a vuestro cuñado).

Empecemos por contar algunas curiosidades para entender más sobre ellos:

CÓMO ES SU CUERPO

  • Los caracoles son moluscos gasterópodos. Es decir, tienen concha en espiral y se mueven con un solo pie que tienen en la tripa
  • Se mueven (lentamente) contrayendo los músculos de su pie como si fueran olas y gracias a una mucosidad que segregan y que les hace resbalar por la superficie.

Para fabricar ese moco necesitan mucha agua. Por eso están más activos por la noche, cuando hay más humedad y cuando llueve.

  • Su boca está llena de miles de dientes, o mejor dicho, dentículos (diente pequeño o poco desarrollado)
  • No tienen oído, por lo que no oyen, pero sí tienen hiperdesarrollado el sentido del tacto.
  • Los caracoles terrestres tienen pulmón.

QUÉ COMEN

  • En su mayoría son herbívoros.

QUÉ HACEN EN INVIERNO

  • Son animales de sangre fría y además su cuerpo es 88% agua, por lo que unas temperaturas muy bajas pueden ocasionar que se conviertan en helado de caracol.
  • Así que duermen desde octubre a abril y en verano, en condiciones de sequía.
  • Para mantenerse húmedos durante estos periodos, sellan la apertura de su concha con tapa, que viene siendo moco seco, llamada epipragma.

CÓMO TIENEN CARACOLITOS

  • Son hermafroditas. Osea, que están equipados de un órgano reproductor masculino y otro femenino.

Aun así no se pueden autofecundar y tienen que buscar pareja para reproducirse, algo que hacen 1 vez/mes.

  • El ritual de ligoteo para atraer a una pareja pueden durar de 2-12 horas
  • Cuando ya se han gustado, se unen y comienza la cópula que se hace generalmente de noche y dura de promedio entre 4-7 horas.

Como veis no sólo son lentos para desplazarse.

  • Después hacen un agujero, enterrando sus huevos a pocos centímetros de la superficie.
  • Pasados 15 días, eclosionan y nacen los pequeños caracolitos.

CUÁNTO VIVEN

  • Su esperanza de vida es de 3 años.

Ahora que sabemos todo lo necesario, vayamos con la pregunta esencial de nuestro artículo

¿DÓNDE SE METEN LOS CARACOLES CUÁNDO NO LLUEVE?

En el mismo sitio que cuando hace mucho frío o mucho calor:

Enterrados bajo la tierra, en huecos de paredes, en agujeros de piedras…en sitios cálidos y húmedos para no secarse ni congelarse y con la entrada de la concha bien cerrada con su tapa de fabricación casera.

Puede que no sean muy rápidos pero hay que reconocer que ¡son unos supervivientes natos!

Esperamos haber puesto nuestro granito de arena en vuestro conocimiento sobre la naturaleza.